Católicos

Ya se ha puesto en marcha la elección del nuevo patriarca de la Iglesia Católica Caldea

Tras la renuncia del cardenal Manuel III Delly, empieza el sínodo encargado de elegir al sucesor como patriarca de los católicos caldeos, una de las iglesias orientales en comunión con Roma.

Los quince obispos se reúnen en la casa de ejercicios espirituales de los Santos Juan y Pablo bajo la guía de monseñor Sandri, prefecto de la Congregación de las Iglesias Orientales. Un momento vital en la situación de esta iglesia que vive fuertes momentos de persecución en Irak y que ha visto cómo buena parte de sus fieles han tenido que salir de Oriente Medio.

Nacida como escisión de la iglesia asiria, una de las ramas de los ortodoxos que no aceptó el concilio de Éfeso -en el que se proclamó la única naturaleza, humana y divina, de Cristo-, volvió a la unidad con el Papado en 1552. Aunque no se produciría el vínculo total hasta 1830, cuando Pío VIII le concedió el título de Patriarca de Babilonia de los Caldeos al entonces cabeza de la comunidad, Juan Hormizdas.

La inestabilidad en su tierra natal, Irak, ha provocado que la mayoría de sus miembros, cerca de un millón y medio de personas en conjunto, se haya exiliado. Emplean el siríaco y el árabe para la liturgia, tienen sede en Bagdad y sus 15 obispos se reparten por todo el mundo (siete de Irak, dos de Irán, dos estadounidenses y uno, respectivamente, de Líbano, Siria, Australia y Canadá).

En la primera jornada del Sínodo tuvo lugar una "lectio divina" que dictó el obispo Enrico Dal Covolo, Rector de la Lateranense, y una conferencia del arzobispo Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización. Ayer, los obispos discutieron el estado de la cuestión y las principales urgencias de la Iglesia caldea. Hoy, los obispos comenzarán a votar para nombrar al nuevo patriarca.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable