Católicos

Aumentan las vocaciones de jesuitas: Osoro celebrará la ordenación de ocho diáconos

Tras una formación de más de diez años, ocho jesuitas entrados en la treintena y procedentes de cuatro países diferentes, darán este primer paso al servicio a la Iglesia

Daniel Cuesta, uno de los diáconos.
photo_cameraDaniel Cuesta, uno de los diáconos.

Este sábado 8 de febrero, por la imposición de manos del cardenal Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid, se celebrará la ordenación diaconal de ocho jesuitas, cinco de ellos españoles. La parroquia San Francisco Javier y San Luis Gonzaga (C/ Mártires de la Ventilla, 34, a las 18 h.) acogerá esta ceremonia y también la vigilia de oración de la noche anterior, según un comunicado de la Compañía de Jesús. 

Junto al cardenal Osoro, concelebrarán más de un centenar de sacerdotes. En el presbiterio estarán el P. Provincial, Antonio España SJ, el vicario de la vida consagrada de la diócesis de Madrid, Elías Royón SJ, el provincial de Portugal, P. José Frazão Correia SJ, el delegado de la Plataforma Apostólica de Madrid, Juan José Tomillo SJ, el socio de la provincia de Indonesia, el delegado de formación de la Provincia de España, Pablo Alonso SJ, los tres superiores de los teologados de Madrid y dos diáconos asistentes del obispo.

Formación de más de diez años 

El diaconado es el primer grado del sacramento del orden sacerdotal. Diácono quiere decir servidor. Tras una formación de más de diez años, ocho jesuitas entrados en la treintena y procedentes de cuatro países diferentes darán este primer paso en su camino de servicio a la Iglesia.

Antes de entrar en la Compañía de Jesús, la mayoría de ellos cursó estudios universitarios diversos como Historia del Arte, Derecho, Enfermería u Odontología. Varios mantuvieron en su infancia vinculación directa con la Compañía de Jesús, por ser alumnos de colegios de la orden.

Para otros, la vinculación llegó en la adolescencia, en comunidades de de fe de jóvenes. Varios afirman que en su despertar vocacional fue clave contemplar la vida de varios jesuitas, como "un modo distinto de estar en el mundo", bien en su día a día, viéndoles rezar, en su caminar junto a los pobres y también hay quien fue testigo del martirio de dos de ellos (en Timor Oriental).

Hasta ahora, además de formarse (estudios en Filosofía y Teología, entre otros), han desempeñado labores diversas: desde dar clase o ejercer la pastoral en colegios; dinamizar tareas pastorales, especialmente con jóvenes; acompañar espiritualmente a personas; o tareas sociales como la que desempeña el Servicio Jesuita a Refugiados.

Ellos son: los españoles, Íñigo H. Alcaraz Torres SJ, Antonio F. Bohórquez Colombo SJ, Daniel Cuesta Gómez SJ, Nubar J. Hamparzoumian Herrero-Botas SJ y Álvaro Lobo Arranz SJ. El timorense Isaías Abilio Caldas SJ, el indonesio Fransiskus Pieter Dolle SJ y el portugués Francisco Mendes Cortés Ferreira SJ.

Tareas del diácono

Los diáconos asisten al obispo y a los sacerdotes y pueden bautizar, presidir en la celebración del matrimonio, celebrar exequias, leer el evangelio y predicar en la misa, así como distribuir la comunión y dar la bendición con el Santísimo Sacramento.

El rito esencial de este sacramento es la imposición de manos del obispo sobre la cabeza del ordenando. Este signo indica la transmisión de un oficio, la comunicación de la fuerza y el don del Espíritu Santo para desempeñarlo debidamente.

Durante la ceremonia el padrino del diácono entrega al recién ordenado la estola (banda de tela estrecha), al modo diaconal (cruzada) y la dalmática (vestidura litúrgica que se pone por encima del alba) y le ayuda a ponérselas. Además, el obispo le entrega el libro de los Evangelios, del cual ha sido constituido mensajero y le da un abrazo de paz como bienvenida al orden de los diáconos.

 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?