Católicos

Argüello, García Beltrán y Reig Plá argumentan por qué el mundo actual necesita la visión católica de la vida humana

Los tres obispos han presentado el Congreso Católicos y Vida Pública que este año lleva por título "¡El momento de defender la vida!"

Reig Plán, García Beltrán y Argüello en la apertura del Congreso Católicos y Vida Pública.
photo_camera Reig Plán, García Beltrán y Argüello en la apertura del Congreso Católicos y Vida Pública.

La Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU han presentado esta mañana el 22 Congreso Católicos y Vida Pública que este año llevará por título: ‘¡El momento de defender la vida!

El acto de presentación acogió una mesa redonda sobre el tema "El Sagrado Don: la Visión Católica de la Vida Humana" en la que participaron el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello: el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán; y el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá. El periodista de COPE José Luis Restán moderó la mesa redonda. 

Ante una cultura dominante en la que se ha distorsionado el significado de la vida, Restan argumentó que para defender la vida, primero hay que recuperar "la batalla del significado". Este fue uno de los temas defendidos en esta mesa redonda y los obispos argumentaron por qué el mundo necesita la visión católica de la vida humana. 

Proponer la vida en lugar de defenderla 

Luis Argüello comenzó su alocución alentando a "proponer la vida en lugar de defenderla" y proponerla desde Dios, desde la creación, volver a repetir el mensaje que Dios "quiere compartir la vida con alguien modelado a su imagen y semejanza". 

Para el obispo auxiliar de Valladolid no es posible "justificar todo desde el azar o la necesidad" porque no es posible explicar qué la libertad o el amor surja del mecanicismo".

El lema "pienso luego existo" debe ser sustituido por la propuesta católica "soy llamado, por eso vivo y en esa llamada hay amor. La vida tiene una vocación, que es participar de la vida eterna". 

Ideologización del hombre 

Por su parte, Ginés García Beltrán reiteró una idea también dominante en la cultura actual: "Vivimos una crisis cultural y antropológica del hombre. La alternativa que se propone es poco clara y ambigua. Hay una ideologización del hombre y por lo tanto, de la vida. La antropología cultural dice que la idea es superior a la realidad"

El obispo de Getafe subrayó así mismo que en la cultura dominante existe una gran improvisación. "Nos encontramos en un debate ideológico que tiene raíces antropológicas. Está en juego la concepción de la verdad y de la libertad. Estamos en la cultura del usar y tirar, también en lo que se refiere a la vida. Visión utilitarista de la vida". 

"Como consecuencia de esta visión, en la sociedad impera un incuestionable individualismo que conlleva a la soledad. ¡Cuánta gente hay sola en esta vida! Hay gente que hoy se siente una carga y no un don: una carga en las residencias, en las familias, en la sociedad. Y así, la vida se convierte en un contrato: yo pago para que me trates bien. Esto nos está conduciendo a un miedo e insensibilidad tremenda", apuntó García Beltrán. 

Por último, el obispo de Getafe recordó una frase muy utilizada: "Dime en qué Dios crees y te diré cuál es tu imagen del hombre. Un hombre sin trascendencia es un hombre castrado", concluyó.

Sociedad nihilista que ni se pregunta por la verdad  

Para el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, "sin el respeto a la vida humana, la sociedad decae. Estamos ante una sociedad nihilista que ya ni siquiera se pregunta por la verdad". 

Reig Plán abogó por "desprivatizar" la cuestión de la vida humana porque la "ideología ha hecho que lo obvio ni siquiera sea planteable". 

Argumentó así mismo que hay que volver a la experiencia humana. "Yo no me he dado la vida a mí mismo, por lo tanto es un don, y un don sagrado. La autonomía radical del individuo es una falsedad, no es él quien la ha diseñado o pensado, la hemos recibido. La vida es un don porque viene de Dios nos dice la fe cristiana y además, a imagen y semejanza de Dios". 

En esta línea, y haciendo una crítica a las ideologías, consideró que la cultura actual ha colapsado la mente del ser humano que ni siguiera se atreve a preguntar por la verdad y eso ha conducido a un apagón de la conciencia moral. Estos problemas solos se resuelven con la evangelización, para sanar la mente y la libertad". 

Además, Reig Plá abogó de nuevo por la reconstrucción de las familias cristianas, "en el seno donde uno es acogido. No habrá familias cristianas si no hay comunidades cristianas. Hoy los políticos, empresarios, y sindicatos necesitan personas católicas. Lo cristiano es la plenitud de lo humano y no podemos privar a la sociedad de ello Un humanismo sin Dios es un antihumanismo¨", concluyó. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?