Católicos

Aplausos y ovaciones al prior del Valle de los Caídos en la conferencia "La civilización cristiana frente a la dictadura del relativismo"

Santiago Cantera: "He pasado momentos muy duros pero tengo mucha paz y esperanza"

Gabriel Albiac y Santiago Cantera en la conferencia.
photo_cameraGabriel Albiac y Santiago Cantera en la conferencia.

La Fundación Valores y Sociedad que dirige Jaime Mayor Oreja junto con la Fundación Villacisneros y el CEU, organizaron ayer la conferencia "La civilización cristiana frente a la dictadura del relativismo". Dos ponentes estrellas protagonizaron este encuentro: el filósofo Gabriel Albiac y el prior benedictino del Valle de los Caídos, Santiago Cantera. El auditorio de la Mutua Madrileña lleno a rebosar, pero fundamentalmente de gente por encima de los 50 años. 

La conferencia de Albiac, de altura filosófica, resaltó el pensamiento del cardenal Ratzinger antes de ser Papa y sentenció: "No puede existir el relativismo en una religión seria". 

Pero la conferencia más esperada fue la del prior benedictino. El P. Cantera se llevó ovaciones del publico, aplausos y más de un ¡bravo! El prior sacó humor en su conferencia y comenzó con un "elegí el monasterio benedictino aunque quizás hubiera tenido una vida más tranquila en la cartuja", en alusión a los quebraderos de cabeza que le está ocasionando el asunto de la exhumación de Franco. Risas del público.  

Búsqueda de la verdad 

El monje benedictino quiso subrayar y dar a conocer su verdadera vida, el día a día que no sale en los medios de comunicación, y es la vida de oración, de trabajo y de estudio de la Abadía.  

Pero la conferencia versaba sobre la cultura del relativismo, algo que denunció el prior sin comprender porque la sociedad actual ha dejado de buscar la verdad, algo tan deseado en la Edad Media, una etapa apasionante para Santiago Cantera. 

 "San Agustín buscó la verdad. Pasó por distintas escuelas hasta que la descubrió en el Dios cristiano. Creo que esta crisis de la civilización se ha llegado por las corrientes subjetivas que afirman que la verdad está en uno mismo. Todo es valido. Un forma de contrarrestar esta corriente es recuperando los estudios humanistas en los colegios y la lectura de los clásicos", sentenció. 

Obsesión enfermiza por ridiculizar a alguien 

Mayor Oreja era la primera vez que escuchaba al P. Cantera, y tras su alocución, no pudo de dejar de preguntarse porque hay gente que tiene esa obsesión enfermiza por ridiculizar o destruir a alguien. El prior benedictino ha recibido unas cuantas críticas y descalificaciones personales por presentar alegaciones argumentadas contra la exhumación de Franco.  

A la pregunta de Mayor Oreja, el P. Cantera respondió con humor: "Creo que hay personas que intentan destruir a otras por dos razones. La primera la ignorancia, la segunda el odio. El odio está presente y es irracional", y más aplausos del público. 

Y vuelve a interrogar Mayor Oreja: ¿Y cuál es el horizonte que nos queda en esta sociedad relativista donde se han perdido los valores? 

Albiac, también con humor, señaló: "Nuestra sociedad es actualmente analfabeta. Creo que la salvación esta en dos vías: el monasterio y la biblioteca". El auditorio prorrumpió en otro aplauso. 

Y Santiago Cantera, de la mano del filósofo, concluyó: "En los monasterios tenemos buenas bibliotecas....Como monje veo un poco negro el futuro de la civilización actual y pienso en las grandes que desaparecieron, como la griega o la egipcia. Pero también veo la mano de Dios en la vida del hombre y eso alienta a la virtud de la esperanza. Y tenemos que dar una repuesta positiva. Muchos me preguntan como me siento. Aunque he pasado momentos duros tengo paz porque veo la mano de Dios en la historia y estas iniciativas como la de esta noche son buenas porque creo que Dios quiere que mantengamos los valores en esta cultura". Más aplausos. 

Al final del acto, muchos asistentes al encuentro se dirigieron a saludar personalmente al monje benedictino, a felicitarle y a darle ánimos. Terminó cerca de las diez de la noche y regresó a pernoctar a su Abadía, en el Valle de los Caídos. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?