Católicos

Antes de retirarse, rezó un Ave María con los presentes

El Papa Francisco: '¡Dejen dormir al vecindario!'

En la nunciatura de Quito, Francisco bromeó con los fieles que acudieron a saludarlo

El Papa Francisco con una paloma.
photo_camera El Papa Francisco con una paloma.

El santo padre Francisco saludó este domingo a los fieles que acudieron a la nunciatura apostólica en Quito, para poder saludarle con motivo de su primera noche en Ecuador. El Papa agradeció su presencia y les pidió que dejaran “dormir al vecindario”. Tal y como informa Radio Vaticano, el Pontífice además rezó junto a los presentes un Ave María antes de retirarse a descansar.

Así concluyó el primer día del viaje papal a América Latina que tendrá tres paradas: Ecuador, Bolivia y Paraguay. El padre Federico Lombardi, director de la sala de prensa del Vaticano, comentó en una entrevista a Radio Vaticano algunos detalles de la primera jornada del viaje, el domingo 5 de julio.

Así contó que el vuelo desde Roma hasta Quito fue "muy sereno", pudo saludar personalmente a cada uno de los periodistas que le acompañan en el avión. “Creo que es un momento muy bello e importante porque crea comunidad, crea comunión entre el Papa y los comunicadores que, de alguna manera, están llamados a la ‘misión’ de ayudar al Papa en su misión, multiplicando las voces y los mensajes”, aseguró el padre Lombardi. Durante el viaje, el Santo Padre pudo también descansar, preparar sus discursos y rezar, como hace en estos casos, añadió.

A propósito del primer discurso del Pontífice en Ecuador, el que pronunció en el aeropuerto de Quito tras el saludo del presidente Rafael Correa, el portavoz vaticano indicó que “el Papa tiene conciencia del momento histórico que viven estos países y de la importancia de ayudarlos a orientarse bien por un camino de verdadero desarrollo – en la dignidad humana, en el bien común –  un desarrollo que se inspire en la fe cristiana”.

Además, afirmó que “el Papa da un mensaje y un impulso muy fuerte, que puede ayudar a encontrar la dirección justa, a poner a punto las direcciones que tal vez sean justas pero tienen necesidad de ser corregidas en diversos aspectos”.

Finalmente, el padre Lombardi indicó que le llamó la atención positivamente lo que de alguna manera ya esperaban “este calor, esta alegría del pueblo al recibir al Papa, a quien se lo siente como un Papa de familia, un Papa cercano, un Papa que habla a este pueblo de modo espontáneo, de modo simple, de modo concreto”. Asimismo aseguró que la acogida fue “maravillosa ya a lo largo de las calles de Quito”.  

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?