Católicos

Las monjas de Lerma quieren construir una iglesia donde quepan todas. El claustro de su convento presenta riesgo de derrumbe

En mayo cayó una lluvia torrencial con pedrisco en La Aguilera, donde viven las monjas de Iesu communio, y el techo del claustro quedó abombado. Aunque la estructura está apuntalada, el techo presenta riesgo de derrumbe y no podrán utilizar el claustro durante meses. El padre de una de las religiosas de La Aguilera ha pedido ayuda.

Desde que ocurrió el suceso, las religiosas de Iesu communio asisten a misa en el locutorio grande, donde apenas caben todas (actualmente son 198) y mucho menos las familias o los que deseen asistir. Tampoco pueden utilizar el convento de San Pedro Regalado ya que no tiene espacio ni condiciones adecuadas. La original escultura de Javier Viver que representa a la Virgen María embarazada y en actitud orante se hallaba en el claustro y ha sido trasladada a dicho locutorio.

El claustro (de 280 metros cuadrados) se les había quedado pequeño, pues además de las casi 200 religiosas, suelen asistir a misa entre 300 y 400 personas. Por ello, quieren construir una iglesia sencilla en el monasterio de La Aguilera, donde quepan todas.

Las monjas de Lerma-La Aguilera no quieren publicidad ni aparecer en los medios. Eso sí, están pidiendo ayuda económica a los que van a visitarlas para poder construir una nueva iglesia. Por su parte, un familiar de las religiosas ha habilitado una cuenta bancaria para recaudar ayudas.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes