Católicos

Educación para la Ciudadanía, fuera de las propuestas del Gobierno andaluz para la futura ley de Mejora de la Calidad Educativa

Buena parte de la opinión pública arremetió contra los colectivos que se oponían a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, pero el tiempo les ha acabado dando la razón. Terminada la etapa Zapatero, el Anteproyecto de la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) no incluye propuestas que tengan en cuenta dicha materia ni siquiera entre aquellos que la defendieron anteriormente.

El dictamen de una nueva ley que intente paliar el maltrecho estado de la educación en España genera pasiones en todos los sectores implicados. Uno de los temas más calientes de la norma anterior radicaba en la introducción de Educación para la Ciudadanía en el último ciclo de Primaria, en la ESO y en Bachillerato. Muchas organizaciones de la sociedad civil la consideraban innecesaria, además de un intento de controlar y moldear las mentes infantiles en virtud de valores decididos por el Estado. Comenzaron las objeciones y las resoluciones de los tribunales.

Pero el cambio de gobierno ha disipado el problema. El ministro José Ignacio Wert la sustituyó por Educación Cívica y Constitucional retirando los aspectos más polémicos. Prácticamente todas las organizaciones civiles han dado el consentimiento en el Anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Tanto las que se opusieron -CONCAPA o diversas plataformas de objetores- como las que apostaron por ella -CEAPA, federaciones sindicales de educación-.

Estas llaman particularmente la atención. En las propuestas que ha recibido el Estado, casi nadie se acuerda de EpC. La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, que prometió mantener íntegro el contenido, no la menciona. Algo similar ocurre con la sección correspondiente de CCOO y con la confederación de padres CEAPA. Solamente FETE-UGT se pregunta por la desaparición y la modificación de algunas partes de la asignatura. Para Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, "la asignatura imprescindible de la época Zapatero no tiene quien la defienda ni la reivindique, con excepción del sindicato socialista. Ojalá podamos pasar página y todos los gobiernos renuncien a imponer valores e ideologías que no cuentan con el consenso de la sociedad y atentan contra los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones".

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?