Católicos

Domingo 17 abril, Jornada Mundial de Oración por las vocaciones

Deja una súper carrera como diplomático y se mete cura: “Se equivocan los que piden abolir el celibato”

El seminarista Fernando Bielza propone un cambio en la Iglesia para llegar a más gente: “Cristianos sin complejos”

El seminarista Fernando Bielza, junto a la novicia Beatriz Castelló y el sacerdote de Benín, Guy Bognon.
photo_cameraEl seminarista Fernando Bielza, junto a la novicia Beatriz Castelló y el sacerdote de Benín, Guy Bognon.

Tres jóvenes vocaciones han presentado la 53º Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas, que se celebra el próximo domingo 17 de abril. Uno de ellos es el seminarista Fernando Bielza, que estudia quinto curso en el Seminario diócesano de Madrid. “El celibato es tema personal y de la Iglesia. Pero los que piden abolirlo porque creen que lo sufrimos o es una carga para nosotros, se equivocan”, ha señalado.

Este jóven de 38 años dejó una carrera brillante como diplomático para seguir la llamada de Jesús. Tras licenciarse en Administración y Dirección de Empresas y en Derecho, en 2010 fue nombrado director adjunto de la Oficina de Derechos Humanos del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Ha trabajado en las embajadas de Zimbabwe y Arabia Saudí “país donde es muy difícil vivir la fe católica”, señaló ayer en rueda de prensa.

Preguntado por algunas cosas que en su opinión, como joven seminarista, debe cambiar en la Iglesia para que el mensaje cristiano llegue a más gente y reducir el secularismo en  la sociedad actual, afirmó: “Hay quienes piensan que la Iglesia se debe amoldar a los tiempos modernos. Pero lo que yo creo que ocurre es que los cristianos tenemos complejos de serlo. Vamos como pidiendo perdón por ser cristianos y eso es lo que tiene que cambiar”.

Respecto al celibato, añade: “Para mí una mujer no sería el amor de mi vida, amor que toda esposa se merece, pues es Dios quien me ha robado el corazón”. Este seminarista concluye que para responder a una vocación, es importante haber recibido la fe en la familia, colegio y parroquia.  

Más protagonismo de la mujer  

Beatriz Castelló es otra de las tres vocaciones que dio ayer su testimonio. Novicia de 29 años, pertenece a la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Estudia filosofía en la Pontificia de Comillas y colabora en una parroquia de Entrevías en Madrid. “No conocía la vida religiosa y todo me parecían tópicos que comenzaron a desaparecer cuando me aloje en la residencia de las Esclavas en Bolonia, haciendo un Erasmus. Me llamó la atención la normalidad y la alegría de las hermanas; allí se me fue el miedo". 

Para ella, el papel y la contribución de la mujer en la Iglesia debe “cambiar en algo. El Papa Francisco está contribuyendo a ello”.

Un sacerdote asistente a la rueda de prensa, señaló posteriormente a Religión Confidencial:La masculinidad eclesial, no es bueno para la Iglesia. La aportación de la mujer es esencial y cada vez se están escuchando más voces femeninas”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?