Católicos

El arzobispo de Burgos recomienda “mirarse en el espejo” del nuevo entrenador del Madrid. Ancelotti es católico y muy devoto del Padre Pío, pero nunca pide a Dios cosas relacionadas con el fútbol

En su última carta pastoral también pone como ejemplo la trayectoria vital de la tenista profesional Mara Santangelo, cuya vida cambió tras peregrinar a Medjugore después de una trayectoria marcada por el sufrimiento y la desesperación.

Carlo Ancelotti, el nuevo entrenador del Real Madrid, tiene una trayectoria vital en la que se ha querido detener el arzobispo de Burgos para enviar a sus feligreses su última carta pastoral. En ella les anima a mirarse en el espejo de este hombre del que dice que "a pesar de su fama como futbolista y entrenador, nunca ha perdido de vista sus orígenes humildes. En su familia –una familia de campesinos- le inculcaron unos valores cristianos que todavía conserva", cuenta el arzobispo.

Monseñor Gil Hellín destaca en su misiva una frase de Ancelotti sobre su fe: "Creo en Dios y le pido cosas, aunque por cuestiones personales, no por fútbol. Creo que Dios tiene mejores cosas que hacer", dijo en una ocasión el técnico.

De su padre aprendió cómo la fe ayuda en los momentos difíciles. Recuerda Gil Hellín que para Ancelotti era llamativo ver al cabeza de familiar trabajar "horas y horas para sacar adelante ala familia y que nunca se enfadaba".

Y sobre su religiosidad, menciona la especial devoción al Padre Pío, un santo muy popular en Italia del que siempre lleva consigo una estampa y que lo ha "movido emocionalmente".

Respecto al otro ejemplo, el de Mara Santangelo, monseñor Francisco Gil Hellín relata la vida de esta tenista que, debido a una grave lesión en un pie, vio roto su sueño de ganar un Gran Slam. Los reveses de la vida y la cancha la llevaron enfadarse con Dios y estaba inmersa en ese proceso de dolor hasta en Medjugore aprendió a convivir con su propia realidad.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes